Tres preguntas a Dani Ensesa

El artista nos habla de su exposición “El despistado curioso” en la sede de Casa Paraula

Para quienes no conozcan tu obra podemos decir que cada cuadro de esta exposición parece un story board en sí mismo donde pasan muchas cosas al mismo tiempo, ¿te planteas explicar una narración en cada uno antes de empezar el dibujo o va surgiendo?

El despistado curioso, alterego que da nombre a la exposición, es una serie de muchos dibujos que trabajé durante unos cinco años. Pintaba de manera aleatoria en varios papeles a la vez. Los empezaba, olvidaba y retomaba constantemente introduciendo detalles narrativos que dialogaban entre sí como si se tratara de un divertimento musical. En mi cabeza, o sea en el papel, imaginaba un “paseante” que va encontrando y mostrando nuevos detalles discursivos según camina, respondiendo a los imputs que le rodean y que motivan su forma de mirar. El dónde, forma parte de la plástica. A qué reacciona, es a todo tipo de emociones que le produce el hecho de irse encontrando con personajes variopintos sin parar. Al ser despistado y curioso, mirón y descarado, lo narrativo de esta serie se enriquecía a toda velocidad. Al trabajar varios años en ellos voy creando un mundo propio con símbolos reconocibles. Un símbolo puede ser algo tan sencillo y complejo como pasarse un rato parado mirando a ver qué ocurre …

Siempre intento que lo que quiero decir y el cómo lo digo se ayuden mutuamente. Pero no me importa si no lo consigo. En la plástica lo visual te debería llevar a introducirte en el contenido, en la historia. En esta obra, un cierto caos en la presentación de la acción, ayuda a hacerla más misteriosa y sugerente.

Vemos que el humor y la caricatura confieren un toque de frescura a tus obras ¿Qué te aporta el uso de distintas técnicas, hay límites?

 En la exposición hay óleos y obra en papel. En mi caso, la manera de pensarlos y la realización en cada caso es muy diferente. Últimamente el dibujo gana sentido en mi obra. Es cierto que los ritmos de cómo nos comunicamos están cambiando diariamente. El dibujo se acerca más a esta dinámica. Cómo nos miramos, nos escuchamos, nos pensamos y nos tocamos, nos hablamos y nos amamos… Poco a poco y desde siempre parece que se fragmentan los tempos. Pensamos en varias cosas a la vez y las hacemos demasiadas veces a trompicones. Yo trato de usar esto con humor para que cada cual piense lo que quiera. Mis personajes dan vueltas sobre el papel en diferentes direcciones buscando la manera de relacionarse y contarse. Se escuchan mezclando distintos canales de expresión. El óleo es lento y me encanta la lentitud, pero las técnicas al agua son casi instantáneas, “refresquean” el dibujo, me sirven para crear una dinámica colaborativa entre los elementos dibujados, más potente y sin límites. Aunque en el fondo piense que lo divertido está en el sentido de lo lento. La tranquilidad.

Peces y aves aparecen recurrentemente en tus cuadros, ¿tienes más referentes que conformen tu simbología?

Sí. Al final de este periodo pictórico empezaron a aparecer pájaros y peces. Me gustaba imaginar una historia de amor entre peces y pájaros. Intercambié sus hábitats, los pájaros empezaron a bajar y querían nadar, y los peces volaban… Unos se enamoraban del medio vital de los otros. Un pez no sabe lo que ocurre en el cielo, en el aire; y un pájaro no conoce el fondo del mar. Sólo la curiosidad los podía unir, y eso pasó. Mis dibujos son como una pequeña orquesta, los instrumentos-sonidos-símbolos se mezclan en forma de personas, sillas para sentarse, montañas, casas, árboles, barcos para viajar, cabezas para reír, sombreros, bocas… gestos con muecas que se interrogan algo extrañados.

http://www.daniensesa.com/  http://www.pictaram.com/user/daniensesa/4133943593